Blogia
el informador informal

Vale la pena la fama

Vale la pena volver de nuevo a esta tribuna, aparcada durante un tiempo por imperativo laboral. Que no por falta de las pocas ideas que a veces circulan por una mente que pretenden ser capaz de mirar más allá. A ti no te había olvidado porque te veo a menudo. Ya sé que andas liadacon exámenes. También, con tus amistades. Y con tus ejercicios. Hoy te vi en el gimnasio. Debía ser más que para cultivar la forma para oxigenar el fondo.

Te comenté que hoy vieras a nuestro entrevistador de lujo, a ese cuerdo disfrazado de loco situado en una lujosa colina. Jesús Quintero iba hoy a repetir su excelente entrevista con la ya desaparecida Rocío Jurado. Un lujo, modélica de principio a fin. La profundidad en las preguntas, la sinceridad en las respuestas. La atracción mutua, La empatía. La apertura del fondo de alguien ante afirmaciones o interrogantes de quien sabe inmortalizar respuestas porque sus preguntas también debería serlo.

No creas que no se aprende de estas situaciones. La televisión inmortaliza a difuntos y difunde también genialidades y refelxiones de quien sabe que su situación es dura, que la vida hay que verla como si ahora fuera el último momento. Rocío aseguró que vale la pena la fama. También defendió lo contrario. Amó a los suyos y nos regaló sus discursos cantados. Dicen que su entierro focalizó esos llantos personales de la gente que vio en ella un buen objetivo para extraer las penas personales. Da igual. Hay mucho detrás del más allá de cada manifestación popular tan multitudinaria. Y, ahora que ya no está, qué mejor regalo que su despedida en televisión, cuando le regaló una joya de frase sincera: "Valió la pena conocerte".

îensa a cuánta gente que conocemos le podríamso decir esta frase o al revés. Quizá valga la pena perseguirla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres